INSTITUTO MEXICANO DEL MAÍZ

"Dr. Mario E. Castro Gil"

INTRODUCCION

El Instituto Mexicano del Maíz "Dr. Mario E. Castro Gil" (IMM) surge en el seno de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN) el 5 de diciembre de 1979. Previamente, y por espacio de ocho años, un grupo de profesores-investigadores, estudiantes y colaboradores fincaron las bases de este Instituto a partir de lo que entonces se denominaba "Sección Maíz", con los siguientes objetivos y políticas generales:

El maíz es un cultivo ampliamente estudiado por los investigadores de la UAAAN, quienes han generado información, conocimientos y tecnologías en diversos aspectos, e.g. agua-suelo-fertilización; adaptación; tecnología de semillas, producción; utilización, mejoramiento genético, etc. Sus temas también han servido a la formación de recursos humanos vía tesis de licenciatura y posgrado.

Sin duda, el campo de estudio más amplio es el mejoramiento genético de la especie, el cual se ha concretado en variedades mejoradas de diferente clase y aplicación y que la Institución ha puesto a disposición de la agricultura maicera nacional. Asimismo, La Narro ha otorgado muestras de semillas de diferente nivel de mejoramiento a instituciones del país, y otras de diferentes partes del mundo.

En época reciente y actual (1971-1979-2000) el grupo de investigadores en maíz del IMM, bajo el auspicio de la Antonio Narro, ha mantenido el nivel y la continuidad en este campo. Su planta técnica-científica ha sido diversa y capaz de conjugar las experiencias profesionales de sus integrantes. En ocho años como Sección maíz, y veintiuno como Instituto, han participado en este movimiento 50 profesionales, la mitad de ellos con nivel de postgrado.

Nuestro Objeto de Estudio

El maíz (Zea mays L.) es una planta nativa de América, con centro de origen primario en México y Guatemala.

En México, a lo largo de su historia, se ha manejado y conservado la especie de forma tal que en estos días se cuenta con una amplia gama de variabilidad genética, reflejada en grupos raciales y variedades criollas, con cualidades y propiedades que son fuentes naturales de alimentos y derivados industrializables, con un sinfín de usos.

Esta gran riqueza germoplásmica merece toda la atención de un recurso que, por diferentes razones, puede verse amenazado y expuesto a procesos de extinción en el futuro cercano.

Las comunidades rurales, en todo el país, han sido los agentes de conservación del maíz en sus lugares o sitios de producción. Sin embargo, es necesario abordar la preservación de estos maíces sin descuidar la aplicación de estrategias viables para que la familia rural pueda desarrollar su cultivo con mayores rendimientos por unidad de superficie, mejor manejo de las cosechas y, por lo tanto, mayores beneficios económicos para apoyar la economía familiar.

En esta perspectiva, la Antonio Narro da origen al Instituto Mexicano del Maíz, dedicándolo al estudio integral de la especie.

El IMM en Perspectiva

La dicotomía que presenta la situación actual es cada día más marcada, por un lado, el aumento de la población a ritmo acelerado, y por otro, los factores o recursos de producción que cada vez son más escasos.

En México los diferentes sectores económicos continuamente están tratando de optimizar recursos en el proceso productivo y la Agricultura como sector importante, además, debe de proveer alimentos y material necesario para suplir las necesidades del pueblo.

Una institución como la nuestra participa en ese cometido con sus aportaciones en la docencia e investigación agropecuaria y forestal de una manera relevante en las fases de validación y difusión de resultados.

En el Instituto en particular, se tiene contemplado continuar haciendo investigaciones en el cultivo de maíz con un enfoque integral, realizando investigación interdisciplinaria mediante grupos de trabajo que incluyan técnicos y científicos, cuyo número y especialidad estén acordes a la naturaleza y complejidad de la problemática de resolver, con actividades coordinadas con las de otras instituciones para evitar duplicidad, por lo que será necesario ejercitar la convergencia de múltiples enfoques, analizar cierto problema desde varios ángulos y proponer acciones para enfrentarlo en sus distintas dimensiones.

Se fomentará la participación de los estudiantes de los diferentes grados académicos de todas las especialidades relacionadas con los grupos que se generen del análisis y diagnóstico del área.

Se buscará que los resultados que se generen sean difundidos a través de la coordinación con otras instituciones para propiciar la adopción de tecnología por los diferentes tipos de productores de maíz, involucrando al productor, al personal de desarrollo, al estudiante y al investigador.

Home